La sauna es una ducha de vapor bastante relajante y potencialmente buena para la salud en muchos sentidos, además, es bastante asequible para la población en general. Si están decididos a instalar una en su hogar y buscaron información relacionada, seguramente encontraron páginas en las que se habla de sus beneficios. ¿Pero qué más se necesita saber? Existen muchos detalles que intervienen en la creación de una ducha de vapor residencial, desde seleccionar el mosaico o tapizado de madera hasta elegir el sistema de control correcto, sin embargo, el corazón de estas habitaciones es el generador de vapor.

Sin el generador simplemente no habría vapor, por tal motivo, es importante que conozcan varios aspectos relacionados con su funcionamiento y qué deben buscar al comparar modelos. También es importante que conozcan cómo funciona una sauna. Podrán de esta manera hacer una elección bien informada, y seguramente disfrutarán más y de manera confiable, los beneficios de relajación y salud de las duchas de vapor.

Producción de vapor

El agua, como seguramente habrán aprendido en su clase de ciencias, puede pasar del estado líquido al vapor cuando se logra la ebullición, la cual ocurre a la temperatura de 100 °C o 212 °F al nivel del mar. En un baño de vapor, el trabajo de los generadores es calentar el agua hasta esta temperatura. Para lograrlo, se hace pasar desde una línea hasta el generador de vapor, y posteriormente un elemento de calentamiento eléctrico eleva su temperatura hasta el punto de ebullición. El vapor generado es movilizado por una tubería hasta la cabina de ducha y liberado desde de una salida llamada cabezal.

En algunos países se recomienda optar por un generador de vapor que funcione con 230 voltios ya que hay muchos ejemplares importados en el mercado que están diseñados para menos voltios. Si bien uno de estos generadores funcionará, su vida útil se acortará, además, no es efectivo para quienes desean tener una mejor salud con el uso de baños sauna.

En H2OTEK contamos con generadores de 230 V los cuales son perfectos para sauna, gimnasios, clubs deportivos, etcétera, además, se fabrican con acero inoxidable que es el mejor material de confección para estas unidades, y posee resistencias reforzadas para aguas duras y diseñados a baja densidad de potencia. Tiene una amplia gama de capacidades, protección de seguridad contra altas presiones y una garantía de diez años en tanque y un año en el resto de los componentes.

Diversos métodos de producción de vapor

Si bien el proceso de convertir el agua en vapor es generalmente el mismo en todos los generadores, hay algunas variaciones entre los fabricantes que hacen que la experiencia de los usuarios sea distinta. Algunos generadores, por ejemplo, utilizan un elemento calefactor de grandes dimensiones, como H2O TEK, mientras que otros emplean dos o más de menor tamaño, los cuales proporcionan un mayor control sobre la temperatura precisa del vapor.

Contar con un solo elemento calefactor hace que solo pueda estar encendido o apagado, en cambio, al haber dos o más elementos es posible contar con uno encendido y otro apagado a la vez, lo cual hace que el vapor sea producido por un elemento u otro y el resultante sea conocido como «vapor suave». Hay otro método llamado «vapor proporcional», que usa múltiples elementos de calentamiento. Suele considerar también la temperatura de la habitación entre otros factores, con el fin de regular aún más los ciclos de calentamiento, lo que evita fluctuaciones de temperatura que puedan resultar incómodas durante los baños.

Velocidad de producción de vapor

Hay fabricantes de generadores que promocionan la velocidad con la que sus unidades crean vapor. Sus equipos usan uno de los dos métodos básicos. El primero se asemeja a la forma en que funcionan las calderas. Un tanque de agua mantiene el agua tibia para que se use en todo momento. El otro método recurre a la electricidad para generar vapor en aproximadamente un minuto. Ambos pueden usar mucha electricidad en comparación con simplemente encender la unidad de diez a quince minutos antes de utilizarla.

La mayoría de los fabricantes brindan opciones rápidas que prometen grandes volúmenes de vapor en menos de un minuto, sin embargo, no son tan económicas y son energéticamente deficientes ya que utilizan demasiada electricidad. Tendrán que determinar qué es lo más importante para ustedes, si la velocidad de producción o el uso inteligente de la energía.

Tamaño, aspectos y materiales

El tamaño de los generadores se determina en última instancia por las dimensiones y detalles constructivos de las duchas. El respaldo de expertos es lo más conveniente para lograr un óptimo dimensionamiento. Si el generador es muy pequeño para la habitación, no producirá una experiencia de vapor completamente inmersiva, en cambio sí es muy grande será un desperdicio. El tamaño también importa al escoger la ubicación de la unidad.

La mayoría de los fabricantes brindan modelos compactos, que pueden almacenarse en un espacio pequeño cercano. Si no cuentan con el último, pueden esconder el generador debajo de un banco, lo cual les proporcionará a la vez un sitio para secarse con una toalla después de ducharse. Debido a que estará oculto, su apariencia no debería preocuparles; lo que sí debería hacerlo son los materiales. El tanque de acero inoxidable es el más conveniente para garantizar la durabilidad.

Ruido

Las unidades silenciosas son las más convenientes para lograr una experiencia verdaderamente relajante y satisfactoria, sin embargo, consideren que casi todos los generadores producirán algún tipo de ruido. La simple liberación del vapor puede ser escuchada, pero tolerable. Lo que puede ser verdaderamente preocupante es el sonido que emiten los componentes mecánicos en su interior. Los culpables más frecuentes del ruido son las válvulas, las cuales permiten llevar agua al generador o desplazarla entre las cámaras. Hay opciones más silenciosas, por ejemplo, los flotadores mecánicos, sin embargo, son menos confiables en comparación con sus contrapartes más modernas.

La inclusión de un sistema de audio en la habitación también puede influir en la experiencia, lo cual hacen muchos spas con sauna para incitar la relajación de sus clientes. Otra manera de garantizar bajos niveles de ruido es la instalación de un regulador de presión de agua en línea. Pueden optar también por aislar la línea de vapor para disminuir aún más el ruido.

Si bien un poco de ruido es normal en los baños de vapor, deben considerar que algunos sonidos indican la presencia de un problema en el generador, por ejemplo, si perciben un zumbido agudo, es probable que haya problemas con el transformador, en cambio, si notan un zumbido fuerte en la válvula solenoide puede sugerir que el filtro incorporado tiene obstrucciones.

Si desean adquirir un generador de vapor de la más alta calidad u otros productos para obtener agua caliente, comuníquense a través de la línea (800) 9 H2O TEK (800 942 6835) o visiten nuestras sucursales en Monterrey, CDMX, Cancún, Guadalajara o Tijuana.