Desde tiempos ancestrales el baño de vapor ha sido utilizado para brindar bienestar a las personas, e inclusive como complemento en los tratamientos de diversas enfermedades y padecimientos, así como en su prevención, es quizás por eso que aún en la actualidad es una práctica que se continúa llevando a cabo.

Este tipo de baños, también utilizados en un sauna, ayudan a eliminar el estrés que puede acumularse durante una semana o más tiempo, por lo que es recomendable tomarlo para relajarse y descansar de la rutina, esto sin mencionar que ayuda de excelente manera a eliminar todas las toxinas que suelen acumularse de más en el cuerpo, lo que a su vez aporta beneficios increíbles para disfrutar de una piel mucho más limpia y sana. Sin embargo, para poder sacar el máximo provecho de este tipo de baño, sobre todo si se cuenta con uno en casa, es importante entender cómo debe realizarse, pero antes de empezar es esencial aclarar que estos baños son habitaciones especiales en las que se toman duchas en seco, en donde el vapor juega el papel más importante.

Veamos cómo tomarlos de manera adecuada:

  • Fuera ropa

Lo ideal es tomar este baño sin ropa para que el efecto sea completo y uniforme; en los saunas de los spas o gimnasios esto no siempre es posible, o es un poco incómodo para muchas personas, y se debe hacer uso de una ducha además de que se deben seguir ciertas normas de higiene, pero si se encuentran en su propia casa entonces sí pueden seguir esta norma al pie de la letra, lo único que deberán hacer es asegurarse de colocar una toalla entre la madera, piedra o azulejo del baño y su piel antes de sentarse a disfrutar de su baño. El que la piel se encuentre totalmente libre y en contacto directo con el vapor permite que el sudor e evapore libremente y sin que exista ninguna barrera que se lo impida.

  • Siempre es importante medir el tiempo

Muchas personas se relajan tanto en el baño de vapor que hace difícil el querer abandonarlo, sin embargo un largo baño puede provocar problemas de salud y deshidratación, por lo que no es bueno abusar del tiempo. Lo más recomendable es que el lapso varíe entre media hora, una hora y una hora y media según la persona, su estado de salud y el objetivo con el que tome el baño, de igual manera siempre es mejor tomar pausas y que la primera fase no exceda de quince minutos, para algunos una o dos fases es más que suficiente.

Si se cursa con una condición médica especial, es importante conocer la opinión del médico tratante con respecto a este tipo de baños para asegurarse de que no existe ningún inconveniente. Si en determinado momento comienzan a sentirse cansados o presentan algún otro malestar deberán abandonar el baño de inmediato, quizás para la próxima lo mejor será permanecer menos tiempo dentro.

  • Limpieza e higiene

Como ya lo comentamos, en el caso de los baños de spas o gimnasios, es importante seguir las normas de higiene, si se trata de su propio baño, de igual manera es esencial que mantengan una limpieza adecuada en su baño en todo momento para que este se encuentre disponible cada vez que quiera utilizarlo, asimismo en ambos casos lo ideal es que antes de tomar el baño, se den una ducha rápida con agua y jabón de cuerpo completo, ya que así eliminaran suciedad y gérmenes antes de ingresar al de vapor, además de que empezarán a calentar su cuerpo para que el cambio de temperatura no sea demasiado brusco y pueda afectarles de alguna manera. El tomar esta ducha permite también que la transpiración sea mejor.

  • Hidratación

Este tipo de baños hacen que el cuerpo pierda bastantes líquidos, para evitar una deshidratación, es importante beber suficiente agua si se acostumbra hacer uso de ellos, especialmente antes de ingresar.

  • Relajación

Hay que recordar que el vapor o sauna están hecho sí para muchos beneficios a la salud, pero como ya lo comentamos, también para relajarse y eliminar el estrés, que de cierta manera también resulta algo saludable, por ello es que se aconseja relajar todas y cada una de las partes del cuerpo, así como los músculos.

Cuando planeen darse un baño de las características antes mencionadas, tomen en cuenta la importancia de olvidar problemas y preocupaciones, no se trata de entrar y ponerse a pensar en esas cosas que tanto daño mental y físico causan, recuerden que es mejor dejar que las cosas fluyan.

  • Descanso

Al igual que cuando se toma un baño con agua caliente, especialmente si no se tiene la costumbre, es normal que el cuerpo se agote, en parte por la cantidad de líquido que se pierde, pero también por el intenso calor que se experimenta dentro. Por todo esto es que se recomienda tomar un descanso de al menos 20 minutos luego de un baño al vapor, aunque si pueden extender este tiempo sería aún mejor, ya que de esta manera darán a su cuerpo el tiempo necesario para que se recupere en su totalidad, lo que también les hará ver los beneficios de este tipo de baño.

Estos baños tienen grandes ventajas, pero también es importante tomarlos con responsabilidad y sin poner en riesgo la salud abusando del lapso de tiempo, anteriormente solo se podía pensar en ellos al acudir a espacios especiales que los ofrecen al público, pero hoy en día el baño de vapor puede estar disponible en las casas de quienes prefieren disfrutarlos en la intimidad de su hogar y sin tener que salir. Nada como llegar después de un agotador día de trabajo y poder tomar este tipo de baño.

Si desean poder contar un baño de vapor en su casa, no lo piensen más y contáctenos hoy mismo por medio de cualquiera de las líneas telefónicas que tenemos disponibles y en donde con mucho gusto les atenderemos, o dejándonos sus datos directamente en nuestra página de internet y nos comunicaremos con ustedes en breve. Recuerden que en H2OTEK tenemos todo lo necesario para crearlo a su gusto.